poesía (gal., castr., cast): HAI QUE ROELO

Cdiciones presenta


     estas líneas que para ti
son pan. 


















HAI QUE ROELO



Descarga  TEXTO COMPLETO PDF: : https://www.dropbox.com/s/vv57b36ytiokivv/Hai%20que%20roelo.pdf?dl=0






Audio "Ciudad negra", construido en jam session. Músic@s: Raúl Alfaya (guitarra eléctrica), David Lojo (trompeta), improvisación poética: Morc y María Alonso Garrido, percusión: Javi Atlante.
















Prólogo 

La galantería está pasada de moda, no como los jazmines en el ojal, que ya no se estilan, sino como tirarse a la criada o crear guarderías en la empresa para los hijos bastardos del dueño con sus empleadas. La galantería, el piropo, los celos, quedan relegados a la intimidad de los seres inseguros. De cara a la galería aquí somos todas personas normales sin hambre de sexo. Hambre de libros. 

  Índice 
 Luvas verdadeiras La puerta cerca de la llave No tanta sinceridad Mi jardín Mi prima no se enteraba de nada Toldo a mí El poema como nota de suicidio Queimaches a palabra Demasiadas veces Berso Ahora veo que pudimos haber hecho mucho más Agroecoloxía Babel, la torre Todo el mundo está enganchado De tu amor, incólume mancha,      El artista perdido      Un corazón de la ría      Aquella vida sin ti      El ángel exterminador chiscos de sol      cómeme la oreja   
 Qué no, amor espoleta precio a tu cabeza Hace frío hoy Olvidarte también puede ser perfecto. amor agradecido la precisión de una errante á sol e lúa In extremis Hay piernas armadas Yo te protejo, calle, Come chakra uno Un zumo de naranja La inteligencia artificial Jugadores on-line Lo que opina una sola flor Te emocionas, amor, El viento viene La mujer extranjera sin recursos Moza con careta antigás Recuerda a la mujer, nos persiguieron buitres hermosos tu miedo. Cando dixen todo Perderte abruptamente      Hablarán mal de nosotros cara a cara Libertad se escribe con x En el guetto a la máquina el globo que explota        el espejo Bala perdida. el tacto del mango mi peor día del año credos sofisticados unidades de medida. Ítaca pájaro dentro del local. te escribo, hermano asunto cero a imagen y semejanza tiesto Pareces una niña pequeña Ha muerto un poeta enseñar la dentadura De qué me olvidé Oposición anarcolírica, el tiempo y los plazos sen marca. Gravedad todo me lo das Hermana vaca. Mundo microdosis un solo movimiento delicado parirás el alma ciudad negra cousas extrañas Dr. Repente O derradeiro poema 



Vuelvo a verte en una
ciudad negra, donde
luchaste por conocerme
desde los escaparates,
mirando hacia afuera
por los miles de ojos
maquillados, ofreciéndome
todas las miradas
para que yo me 
reflejase en ese espejo
caleidoscópico y me
transformase, poco a poco,
en una mujer mas 
negra, más exuberante,
mas contrastada y
menos difusa.

Vuelvo a verme en 
una ciudad negra y la
calle resbaladiza que se
burla de mi calzado
pidiéndome a gritos
un pie desnudo y mano
que logre asir la tierra,
esa calle,
amanece fresca y
pálida y me lo 
promete todo,
como siempre, como
en todas las ciudades,
incluso en las
transparentes, en las
que me vuelven ciega,
esa promesa tuya 
subsiste, negra 
y dulce.

La negra soy yo,
ofreciendo poesía,
lujo del alma,
que tu miras 
prosaica, ciudad 
de mis ojos, el 
poema se vuelve
raro, como siempre,
tu luchas por la 
novela de acción
con protagonista 
heroico, para convertirme
en una princesa
de diseño
y yo
te ofrezco comida
y verso y te acuno
como madre negra
que ama y eso no te pone.

mi texto es de tempo alargado,
intemporal, sin desenlace,
contemplativo, te pone nerviosa.

La negra soy yo 
y lo seré siempre,
 aquí es donde 
más evidente resulta.

Elegí a tus calles y
a tu gente, elegí 
tu clima y tu 
distancia.

Me enamoré socialmente
libre, un poco a la defensiva,
un poco impotente para
defender tantas aspiraciones
loables. Me quedo en
el intento y quieres 
integrarme en una 
blancura eficaz.
No vas a conseguirlo hoy.

Hoy eres negra, como yo.
Hoy te voy a hacer bailar,
rítmicamente, al son de
tu naturaleza de espejo,
que es la mía, mi reflejo,
voy a rendirte, a ti que
luchabas por mí, ciudad negra,
en la gracia del encuentro
casual, de la sorpresa
de ser amigas de toda la vida
sin conocernos de nada.







1.

Luvas verdadeiras
que protexan as mans da ferramenta,
que protexan ós nosos primoxénitos
das plagas que nos mesmas
chamábamos a berros.

Luvas enteiras,
sen buracos polos que fuxa
o noso medo acumulado,
o sangue liso da xenreira,
a sucia dor.

Luvas como fouciños,
que sexan os nosos dedos sabios
contando soidades para
converti-las en magníficas
lembranzas, e tantas, e tantas…

que o cero, moneco sen nome,
naceu para multiplica-las e
repeti-las como canción de berce.

Luvas da nosa mesma pel,
co tacto do noso mesmo amor,
protexéndonos do que construimos
e deixando o rostro dactilar
no que ben feito  fora para eles,
os nenos, luvas de
tenrura que non rachen,

@s nen@s non a teñen,
a pel do tempo, eles fan
e fan coas mans núas,
porque esquecen e perdoan

e non as necesitan, as luvas.









2.

A porta preto da chave,
din os sonidos da fechadura,
que aínda flotan no aire.




La puerta cerca de la llave.
La puerta, prieta, abraza la cerradura.
La llave gasta el aire.
Los sonidos crujientes siguen
en el viento del ambiente

Si la llave se aleja
la llave se torna tímida
y latente, la canción
se alarga lamentando
y las notas estiran la distancia
y el regreso se vuelve inesperado,

la puerta queda quieta
y plantada, inmóviles sus hojas,
temblando inmóviles
los marcos de ventana
que miran a la nada.
  


La puertas está cerrada
y los muros se vuelven prisiones
y la cerradura es un ojo
de huracán introduciendo
un silbido de llamada
incontestable.

La llave cerca de la puerta,
siempre puesta, siempre colocada
como adorno y su mantra,
por fin esclarecido, se convierte
en el óxido amante, de hierro
contra hierro, de canción encantada.

En tu reflejo vi un verso
y junto a ti lo recito
interminablemente, sabedora
de que alejarlo de su puerta
lo convierte en la llave
que pesa

y la puerta
quedará condenada
y en el aire la canción
olvidada
y en los muros
otra brecha cerrada,
los muros que siempre
tendremos que saltar.


A porta preto da chave,
debaixo do felpudo,
prantada nunha maceta,
acougando un incrible
desexo de chegar.

A porta sempre aberta
e as chaves perdidas,
son sonos dun amor
elegante, de ducias de rosas
que fuxirán dos ramos para
medrar o pe da porta,
onde íante atopar.

E se ven o cerraxeiro
dille que somos amantes,
que hai cousas
que a ferramenta
non vai poder arreglar.

Enxeñerías da alma,
mecanismos importantes
e se ven o cerraxeiro,
dille que somos amantes.







3.

No tanta sinceridad,
que se vuelve un poco confuso
el seguir sobreviviendo,
algo de aburrimiento, por favor

y un espacio propio,
protegido, escrito hasta
las molduras de
locuras imprecisas.

















4.

Así es mi jardín,
huecos luchando,
caminos huecos,
huecos para mí

entre la maleza.

Así es mi jardín,
herramientas dulces,
visitantes nocturnos
y algo de comer.

Así es mi jardín,
entero, en la distancia
lo sigo recordando.

Así es mi jardín,
en equilibrio y en calma,
completamente inacabado.












5.

El-príncipe-azul se encontró
con la-mujer-de-su-vida
en casa de mi-prima-la-coja.

El estaba destrozado y desvariando
porque ella andaba con otro.

Mi prima no se enteraba
de nada y apagó el televisor,
desesperada y absorta en
el imperativo categórico
y en el pluscuamperfecto
de subjuntivo, si yo hubiera
o hubiese, decía.

Y aquellas preguntas inevitables
la cayeron del guindo e
hicieron avanzar al espíritu
humano, que desprecia
las mareas de pastillas
y se mesa los
cabellos al galope
pensando en el logotipo
nutritivo, que haría de
aquel rostro de mujer
envejecida un homenaje
al viaje y a la pátina del tiempo.

El príncipe azul clamaba,
deshidratado en un papel
de fumar escondido en el bolso

y la mujer de su vida transformaba
su rostro de muñeca de porcelana
en gárgola gótica de piedra tallada,
hierática y distante, a la que
los bárbaros dispararon
con balas perdidas que acertaban,
sin duda, pues era ella
el único objetivo inalcanzable.

Así se puso el sol, trasnochado
e insomne calavera de
diamantes, mientras cantaban
las fuentes y se perdía la mirada.

Así los coleccioné con
mi mano de hierro,
al príncipe de su vida
y a la mujer de azul,

si hubiera o hubiese sabido
esto, no hubiera abierto
la boca, dijo mi prima la coja.









6.
Toldo a mí, a tus verdades
a la cara, deslumbrando,
que me hacen apartar la mirada.
 
Alegorías del manto
son mis palabras, como
pestañeos infantiles de
prudencia insuficiente.

Mecanismos desgraciados
mis nudillos, intentando
tapar la luz infinita que
no admite réplica.

A la luz que hace medrar
mis bordes, un corazón
estriado y antipático,
con
orejas, pero sordo,
con cielo
pero suelo,
 contigo, pero sola,

corrigiéndome, esmerado,
a base de perseverancia,
como camina el ganado
bajo tu vara, a regañadientes,
tan desnudo, tan al sol.






7.

El poema como nota
de suicidio, ¡es tan vicioso!
Rezuma, victorioso, un
merecido descanso.

Eterno, insondable,
sincero, húmedo,
sonoro…

el poema
que ha perdido la
guerra es el alma
de los justos, que no
se rendirían jamás,
desconcertados. Ni
pensarlo, siquiera.






8.
Queimaches a palabra
co lume, no recordo,
o sorriso baleiro de alento,
todo imaxe, todo luz.

Deixaches nun anaco
de auga unha onda
ó teu nome e o cridan
as gaivotas e te chaman no vento.

O teu corpo afogado
non che fai xustiza,
ao folgo do teu amar,
á tua ledicia de costa.

Saúdame as baleas
e que che canten elas,

 queimáchesme na gorxa,
    queimáchesme co mar.







9.
Demasiadas veces
hemos sido 
distintos.
Aquí, donde nada se cae,
donde nada se calla,
a la intemperie del verso.
Recordarle a una poeta
que el amor existe es
regalarle al mundo una caricia
Nada, pez, surca las aguas,
no solo sobrevivas intentando
sacar la cabeza a la superficie.

Nada se vacía, pez.
He vuelto, otra vez, a escribirte,
impasible leo palabras desdecidas
Sobran maneras de llegar al mismo sitio,
                       pero son siempre las mismas distintas formas de verlo.

Una coreografía imbatible,
a lo que llaman naturaleza
humana le nació un
recodo de ternura de un
gesto nervioso.
Ese sueño tenía que morir,
pero fuiste tú quien lo mató,

por eso te guardo rencor, 
te guardo rencor aún por eso.






10.
Mi verso es con b
porque sale de tu boca
y llega a mis oídos
abiertos, victorioso
y obvio como ortografía
lógica del alma.

Ese berso me calma
y tersa mi piel y
la tuya, que se convierte
en mármol de estatua,
tan delicada y fuerte,
carne de la reverencia
vendida al peso.

Yo era, antes de tu
verso, paso perdido
en la espesura, ahora
sigo, bajo el sol
de tu literatura, mi
paseo de avistamiento
de mis propios paisajes.










11.
Ahora veo que pudimos
haber hecho mucho más,
agora que agólpanse as
 lembranzas e teño o xenio
delas as vexo desdebuxadas
as veces.

A forza queda tendida
das cordas da miña man
de teoría sublime dos
días perfectos que por iso
repítense como a mesma vida.


Temos nos unha
relación epistolar, as poetas,
coa plaga cincenta

     ou somos nos a praia
     brillante, chea de animais
     chegados do alén do mar
     as túas costas, fortuna?


Agora vexo, desdebuxado pola
indiferencia da realidade,
que puidemos habelo feito todo,
ti e máis eu.









12.

Un solo problema solucionado,
pero completamente, untó
de coherencia la tostada salvaje
del desayuno, un solo problema
objetivado hasta sus confines
abrió mis ojos hacia el horizonte
y pude calcular mi posición
exacta.

Una sola circunstancia desubicada
convierte en intento a la mano
que persigue la cola del pez bajo el agua
y fluye la comida, se moja la
tostada, domesticada y convertida
en más basura acumulada en el mar.

Agroecoloxía.

Me llaman la problemas fáciles,
la escurridiza ante la legión de
demonios… cuando yo soy sus
huestes, celebrando la llegada
del arcángel, cuando soy su
mano derecha, la que olvida objetivos
menores, cuando soy, siempre a
su lado, la solución final.

No por desidia, por desidia, no.

Por acabar, de una vez por todas,
con una sola cosa, por terminar,
definitivamente, un solo dibujo de
la trama, para descansar y agradecer
al cielo vasto su majestuosa perspectiva.

Solucionando un solo problema,
pero completamente, entendería
el sentido de la vida. Desayunar,
pero completamente, amando de
puro la tostada, escapar, pero
definitivamente, de las concesiones
que nos obligan a claudicar, abrumados
por las condiciones en las que pervive
el error, tan ricamente. Agroecoloxía.









13.

Solo un imperio tiene fisuras,
una piedra, por propia definición
es compacta y lanzable.

Solo Babel, la torre,
puede caernos encima,

donde la coherencia es hermosura
nuestros corazones
ruedan
en sentido de la corriente
y vuelan silbando 
una canción.

Y no tengamos miedo a lo pequeño,
donde desaparece la medida
nace el sueño,
la voz dormida
despertará para
derribar al dueño

y conquistar
mil nuevas perspectivas.









14.

Todo el mundo está enganchado,
pero yo estoy enganchada a ti, de
una manera bobalicona y
engendrada. Todos parecen destruidos,
pero yo me encuentro reconstruida
y distante, con un cometido distinto,
totalmente basado en el instinto.
 
Ellos observan sus normas, que
no me parecen peores, solo que
yo sé que lo mío es trastorno
y me autocritico asombrada y
emocionada,

distónica,

en otra manera
distorsionada,

de acuerdo con el
momento presente

 y eso que no estás.














15.

De tu amor, incólume mancha,
amanecen  signos que evolucionan
en  lluvia,
                  esa ligera y continua, que
anuncia la primavera, esa que
hace parecer seco cualquier suelo bajo
nuestras sombras encauzadas.

El  pensamiento  dispara dardos que
apresan el aire y dibujan las corrientes
de tu amor, quedaron en el cielo
tramas tejidas como un mapa descrito.

Bajo ese manto trenzado, de  paz y
perseverancia, la vida devuelve lo
que a la tierra le sobraba y le robaba
su olor fragante y sus colores de franca
realidad, mis favoritos.
                        
                                           De tu amor
se construyen las bóvedas celestes
y todos sus mensajes, la piel se
activa, estimulada ante el horizonte
abierto y mi alma, en canal,
encuentra cierto e ignora lo
superfluo del paisaje,
                                       es tu amor
de encaje y sus hilos llueven serenamente
esta noche y prometen un claro
amanecer y esa premura que avisa,
con su frescura de un amor bordado suavemente.

Tu amor llovió por la noche,
ha llovido esta noche,
es la noche
huyendo de la madrugada, fría y feroz.

Han confundido mi amor con adoración,
¡o no sé yo mirar a la tormenta, o no es oración
tu nombre, o no me trae las lágrimas
por todo lo que es hermoso y, además,
todas las lágrimas, en forma de
constante torrencial, que avergonzaría
con su fertilidad cualquier intento
fútil de tristeza!
                           
De tu amor de
gotera, de tu amor
de fondo extraje conclusiones, hay
que sobrevivir en armonía, porque
tú me lo pedías, con trucos y ambages,
porque sabías de mi peregrinaje y mi
osadía, que me quedase y eras
la incólume mancha que anuncia 
el final
del viaje.




No hay comentarios: